¿Con qué alimentos puedes acompañar nuestro vino crianza?

De las cinco variedades de nuestros vinos Bella Pilar hoy queremos hablarte de Temple, un vino tempranillo crianza con muchas posibilidades que cuenta con una fermentación controlada de 22 grados en depósitos de acero inoxidable. Es un vino con aromas limpios y ligeros con notas de fruta y madera, que resulta muy agradable y estructurado en boca y que ofrece distintos tipos de maridajes muy interesantes y diversos.

Los mejores maridajes para este Tempranillo

El vino crianza Temple de Bella Pilar puede combinar con muchos tipos de alimentos, pero debemos destacar la carne roja a la brasa, los guisos de caza, las sopas, las cremas o los quesos suaves.

Teniendo en cuenta que nuestro vino tiene un carácter frutal con notas de madera, frutos rojos y especias, resultan ideales para acompañar cordero asado o cerdo, como pueden ser unos riñones con ajo, cebolla y un toque de mostaza, junto con un chorrito de vino tinto.

Otro buen maridaje puede ser un pato confitado con salsa de peras al vino, ya que las piezas de caza realzan el sabor de este vino crianza y consiguen que se produzca una combinación ganadora.

Las verduras, los quesos suaves y las frutas también son opciones deliciosas para maridar con nuestro vino Temple, por eso otra de las opciones de maridaje puede ser una menestra de verduras salteada con alcachofas fritas, para disfrutar de una experiencia gastronómica diferente llena de matices y texturas.

El vino tempranillo de Bella Pilar es uno vino crianza muy agradable al paladar y con fino aroma y sabor, lo que resulta perfecto para acompañar pastas con salsas ligeras, carne asada de cordero, pescados de río, guisos, embutidos y todo tipo de quesos suaves.

Menús para acompañar nuestro vino crianza

Este vino es muy versátil y puede ser la guinda del pastel de todo tipo de menús, tan excepcionales como un guiso de rabo de toro al vino tinto y de postre leche frita con piñones, una combinación espectacular que te dejará con la boca abierta, desde el primer momento que empieces el maridaje. Otra opción de menú para combinar con nuestro vino Temple pueden ser unas chuletillas de cordero acompañadas de espárragos a la parrilla y pimientos asados, teniendo de postre una deliciosa tarta de queso suave, que aporte el toque justo de lácteo y que cierre este maridaje por todo lo alto.

Y si quieres probar con pescado, te proponemos un plato principal de trucha o salmón al papillote con tomates, aceitunas y tomillo, acompañado de una mezcla de lechugas y de postre flan cremoso de vainilla o crema catalana. Tres menús exquisitos que, junto al tempranillo, convierten un plato sencillo en un manjar exclusivo y delicioso.

Para que el maridaje funcione a la perfección, es importante que el vino esté a una temperatura adecuada, es decir, entre 14 y 18 grados.